0 6 mins 2 meses

¿Cuál es su definición de la Política?

Contestando a su amable pregunta diría que entiendo la política como esa serie de acciones que despliegan los gobiernos con la sociedad, en general en la búsqueda de un mejor porvenir para todos. Es ese conjunto de acciones para encontrar las soluciones a las diferentes problemáticas que aquejan a todos los ciudadanos de un estado.

En el caso de Colombia , para tener una buena política, se debe cumplir con ese programa de gobierno. Esto alcanza sin duda a todos los candidatos a ya sea a Presidente o a Gobernador o llámese a Alcalde de nuestra querida Colombia.

Todo esto se da en un marco donde la ciudadanía pierde la confianza en la buena política, pierde la confianza en los partidos, pierde la confianza en los dirigentes y pierde la confianza en los gobernantes de tal manera que es necesario redireccionar esos temas y tratar de ser estricto en el cumplimiento de esos propósitos cuando uno quiere servir a una sociedad.

¿Por qué? ¿Y cómo se involucró en la política?

En mi caso personal terminé involucrado en los temas políticos porque desde muy niño, desde que estaba en la primaria, me interesó atender los asuntos de la niñez de mis compañeros pues teníamos unas difíciles condiciones porque provenimos del sector rural del campo colombiano, donde las necesidades son más notorias.

Cuando me gradué como Bachiller en el colegio, pensé que podía contribuir en algo a la solución, especialmente de la conseguir los servicios públicos que tanto aquejaban a nuestra comunidad.

Finalmente ya en mi carrera universitaria tuve oportunidad de vincularme al Congreso de la República como funcionario y desde allí tener una mayor claridad sobre cómo buscar alternativas de solución a las problemáticas que presentaba mi pueblo natal.

Desde el senado de la República pude mirar desde otra perspectiva ya de carácter nacional en la consecución de la solución de esas necesidades.

¿Qué siente que puede hacer desde su lugar en la política?

Yo creo que nosotros debemos seguir luchando para que seamos conscientes de que para poder generar una buena política pública, se necesita primero credibilidad y para ser creíble en las acciones hay que cumplir. No solamente con la Constitución, con la ley, sino con el mandato que le entrega el pueblo colombiano, cuando se acerca a las urnas a elegir a sus mandatarios.

En este orden de ideas, una vez que deje el Congreso de la República, trataré de hablar con los jóvenes que seguramente serán los mandatarios del futuro, tanto a nivel local, regional y nacional, para que den cumplimiento a esos mandatos del pueblo. Esos mandatos para mí son sagrados, quién no cumple el mandato del pueblo lleva a que hoy haya protestas, haya rebelión y que hoy se haya perdido tanto la credibilidad estamos en esa tarea

¿Cuáles son tus metas personales en la política?
¿Hasta dónde querrías llega
r?

Como el simple ciudadano que adquirió alguna experiencia, algún conocimiento por haber desempeñado los cargos de Senador de la República y Embajador de nuestro país (Colombia) en la República del Ecuador, lo que más me preocupa hoy es que el ciudadano del común está perdiendo la credibilidad en sus gobernantes. Hay que retomar el rumbo de la buena política.

Siento que hay que buscar nuevos dirigentes comprometidos con cumplir el mandato del pueblo y que puedan llegar a ser los próximos gobernantes.

Creo que debemos hacer un gran esfuerzo por identificar al nuevo presidente de los colombianos, que seguramente tendrá que elegirse en el año 2026 con las reformas sobre la base de lo que ya tenemos y sobre la base de lo que hemos construido.

Yo no creo que sea bueno que porque se cambia un mandatario, se haga borrón y cuenta nueva, creo que hay que avanzar, lo que está mal, corregirlo y de ahí en adelante cumplir esos propósitos y esas metas.

Desafortunadamente lo que ha ocurrido en muchas oportunidades, es que por el prurito de cambiar las cosas cuando llega un nuevo mandatario, de regir los destinos, ya sea de la Nación del Departamento o del Municipio, pues se cambian los programas que muchas veces son buenos programas que han dado buenos resultados. Lamentablemente quedan truncados por el simple cambio de un mandatario.

Yo considero que hay que darle continuidad, las políticas públicas, demoran o tardan bastante tiempo en poder consolidarse y por supuesto en un periodo tan corto del gobierno ( en el caso de Colombia es de 4 años), no se puede definitivamente ver los resultados finales, sino después de un largo tiempo. Estamos en ese propósito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *