0 9 mins 3 meses

Por Michelle Sabaj para Diario Clarín

Un periodista interesado en la historia del Conurbano convocó a la gente a homenajear sus raíces.

José Cuello es un periodista, historiador y escritor pilarense. Hace una década se interesó en su localidad de residencia y nacimiento, Manuel Alberti, y decidió crear un himno, una bandera y un escudo local, con ayuda de vecinos.

Los registros que atesora el tiempo documentan que un 14 de mayo de 1813, las estrofas del actual himno nacional argentino, tuvieron su debut en el canto de Mariquita Sanchez de Thompson. Debido a la falta de recursos y de una evidencia auténtica, poco se conoce sobre los preparativos y la ceremonia que marcaron una fecha notable en el calendario de nuestra historia. Aunque muchos asumieron que sería un evento irrepetible, una localidad de la zona norte del GBA apareció para derribar ese mito: crearon su propia marcha patriótica y en pocos meses, será presentada a la comunidad.

La frase “nunca digas nunca” ensambla perfecto con este relato. Y es que 208

Años después de aquel hito memorable, la ciudad de Manuel Alberti, ubicada en el partido de Pilar, podrá evidenciar a sus habitantes entonar por primera vez, un himno regional que tiene orígenes nada más y nada menos que en la propia localidad. El propulsor de esta iniciativa fue José Cuello, un periodista, historiador y escritor pilarense que decidió indagar en el semillero de sus raíces para darle una identidad a su lugar natal. El evento será el 11 de julio, fecha declarada como el cumpleaños del territorio, desde 2012.

La propuesta vio la luz hace pocas semanas cuando el proyecto final fue presentado en el Concejo Deliberante del distrito. No obstante, Cuello viene persiguiendo este sueño hace más de una década. Entre libros, cápsulas del tiempo, recopilación de testimonios y fotografías fue acercándose en profundidad a los inicios de Manuel Alberti que hoy le permitieron componer un himno, pero que años atrás, lo llevaron a diseñar un escudo y una bandera con símbolos distintivos, sugeridos mediante una votación colectiva.

José Cuello es el impulsor de esta iniciativa que se llama “Proyecto identidad de mi pueblo”. Comenzó a gestarse en 2011 con libros y documentales.

“Amo la localidad donde vivo, pero no siempre fue así. Cuando era chico odiaba decir que vivía en Manuel Alberti porque me daba vergüenza no tener asfalto o teléfonos. Recibía burlas o me trataban de indio. Pero después lo acepté y entendí que uno tiene que amar sus orígenes, por eso decidí conocer la historia, lo que me permitió conocer muchas cosas”, explica el periodista en diálogo con Clarín.

Fue así como en 2011 se sentó frente a su computadora y se dejó llevar por la magia y las averiguaciones que había obtenido del presbítero que le dio vida a su ciudad natal. Tal efecto lo llevó a crear el libro “Km42” – en referencia al primer tren que llegó a la localidad en 1965 y que se denominaba Apeadero Km42- donde aparecen los relatos de pioneros referentes a otras generaciones que dieron a conocer aspectos del tema. También llegó al cine a través de un documental y se exhibió en escuelas del municipio.

La atracción por descubrir más de Manuel Alberti tuvo tanta repercusión que muchos vecinos comenzaron a replicar su conducta para ser parte de la historia. De esta manera, Cuello se dispuso a crear una máquina del tiempo que contiene en su interior mensajes de los pequeños habitantes de la localidad para que puedan ser enseñados en un futuro. “La idea es descubrir lo que cada uno escribió en el pasado cuando la ciudad festeje los 100 años. También pusimos monedas de la actualidad y hay grabaciones que podrán ser vistas en unos años”, confiesa.

Si bien la figura crucial de Manuel Alberti enriqueció de novedosa información a su querida localidad, José no se quedó de brazos cruzados y fue por más. “Sentía que faltaba algo”, pensó. Por esta razón, en 2021, se animó a presentar un proyecto destinado a crear una bandera y un escudo local con pequeños diseños e ilustraciones elocuentes para la población pilarense. “Armé una lista de palabras para que los alumnos y vecinos de Alberti enumeren en un ránking todo aquello que más los represente”.

Comenta además, que ambas insignias poseen un especial fundamento que simboliza el apellido del prócer argentino. “Recuerdo sentarme con todos los resultados y las votaciones para diseñar el escudo: finalmente quedaron el tranvía que representa el origen de la educación, una flor de lino por antiguas tradiciones, un monolito que alude a la tierra traída del espacio donde descansan los restos desaparecidos del prócer y un pico que se traduce en la fuerza laboral”, relata emocionado.

Como broche de oro, coronó la iniciativa regional con la confección de una marcha patriótica que debutará públicamente el 11 de julio en un acto para celebrar el 57º aniversario de la localidad. Participará la banda militar Ituzaingó Regimiento de Artillería, quienes ejecutarán la poesía musical con instrumentos en vivo. “Yo solamente compuse la melodía que sonaba más a canción y no tanto a una marcha heroíca como suele ser un himno. Pero gracias a un encuentro que tuve con el ejército argentino, el teniente coronel, Tomás Obregón, modificó e hizo unos arreglos sobre la base”.

Y añade: “En el mientras tanto estoy produciendo un documental para registrar todo lo que venimos transitando con ésta historia. Desde el momento que inauguramos la bandera hace ya dos años, hasta la ceremonia que va tener lugar con el estreno del himno. Son situaciones que causan mucha emoción”

En relación a los méritos que obtuvo a lo largo de estos años y al camino recorrido, Cuello se autopercibe como un pionero porque “no existía alguien con semejante interés y nadie lo iba a tener a futuro. De cierta manera, yo fui quien recogió el guante. Siento que se me presentó una oportunidad para amigarme con el maltrato y la negación que le di a la localidad en mi infancia”.

“Fue la mejor manera de pedirle perdón a Manuel Alberti -continúa- porque me permitió aprender de su historia, crear nuevos aspectos y difundirla”. Asimismo admite que si bien recibió muchos elogios sobre el trabajo realizado, los comentarios negativos no tardaron en aparecer. “Algunos cuestionaban el por qué tanto interés en una localidad tan pequeña, pero yo me enfoqué en lo mió porque es un orgullo lo que logramos”.

Y finalizó con un consejo para las nuevas generaciones: “Sería buenísimo que puedan despertar la curiosidad de la ciudad donde viven. Que pregunten, cuestionen y se imaginen cómo era el pasado y la historia que hay detrás de cada lugar. En nuestro caso, todo se va a ver reflejado el 11 de julio donde primero, se presentará la bandera argentina junto al himno nacional y luego, nuestras propias representaciones locales que ya forman parte de Manuel Alberti”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.